No te pases de moreno, que dorado estás más bueno

sol¡Hola a todos!

¡Por fin estamos en verano! ¡Calorcito, terracitas, sol y playa! Qué ganas de tostarnos al sol, ¿verdad?

Pues…¡cuidadito con esto! Está bien coger un poquito de color, pero… tenemos que tomar ciertas precauciones a la hora de tomar el sol… y eso es justo de lo que os vengo a hablar hoy. Sí, estoy segura de que habéis visto miles de artículos hablando sobre esto mismo, pero nunca está de más recordarlo, porque todos sabemos lo que hay que hacer, pero a la hora de la verdad a muchos se les olvida…

Así que comienzo esta lista de consejos con el que es el eslogan de la campaña de este verano de la Asociación Española Contra el Cáncer: No te pases de moreno, que dorado estás más bueno.

  • Lo primero, date crema. Es increíble que todavía haya gente que se expone al sol sin protección solar. Pero vamos a ver… ¡si nos lo repiten todos los días a todas horas! Y siempre está el típico que dice… bah yo paso de darme crema, no me quemo… Es imprescindible darse protector solar, tanto si vamos a tostarnos en la playa o la piscina, como si vamos a hacer ejercicio al aire libre, nos vamos de barbacoa o a dar un largo paseo… no debemos exponernos al sol sin protección, y mucho menos en esta época en que la incidencia de los rayos solares es mucho mayor (esto para los que estamos a este lado del océano, claro, para los que estáis entrando en el invierno el asunto no es tan delicado, aunque sigue siendo importante la protección solar).
    • Recuerda, la crema debe darse media hora antes de exponerse al sol (si te la das cuando llegas a la playa vas a estar un buen rato friéndote…), y debe ser un factor de protección solar alto (aquellos tiempos en los que nos dábamos un factor 10 y tan agusto se acabaron, a día de hoy menos de 30 NO se recomienda, y si usas un factor 50 mejor que mejor).
    • ¡Y date la crema varias veces! Cada 2 horas más o menos y al salir del agua… “Pero es que me pringo todo, se me queda pegada la arena….” ya… ¿prefieres acabar con un cáncer de piel…? No, ¿verdad? Pues entonces te aguantas. A día de hoy hay cremas muy ligeras que son menos pringosas… busca la que más te guste y no te olvides de dártela.
    • ¡Y aplícatela bien! Las orejas también se queman! Y el empeine de los pies, el escote, el cuello…
    • Por cierto… ¿alguna vez te has dado protector solar en los labios? También es piel, ehh. Y si encima te aplicas la típica vaselina… te vas a freir la boca! Utiliza siempre cacao (barra de labios hidratante o como sea que lo llames) con factor de protección solar.
  • Empieza a tomar el sol poco a poco. Si el primer día que te expones te pegas 3 horas, vas a ser un cangrejo. El primer día solo debes estar un ratito al sol y día tras día podrás ir aumentando el tiempo de exposición.
  • Un jugo de zanahoria y naranja, por ejemplo, te ayudará a preparar tu piel para exponerse al sol y además te será más fácil ponerte moreno. Hay muchas combinaciones a parte de las zanahorias y la naranja: fresas, sandía… ¡busca en internet y seguro que encontrarás un zumo que te encante y te ayude a ponerte moreno!
  • Gafas de sol (no valen las de los chinos, usa unas buenas que te protejan de verdad), una gorra o un sombrero y una camiseta son básicos para protegerse del sol.
  • Evita las horas centrales del día, entre las 12 y las 4 el sol está criminal. Mucho mejor si te vas a una terracita a tomar el aperitivo o a comer y luego te echas una siestecilla en casa, en el apartamento o en el hotel…
  • Y si la siesta te la vas a echar pero tumbado en la hamaca, entonces busca una sombrilla. Quedarse dormido tumbado al sol da un gustazo tremendo, pero despertarse con la piel en carne viva te aseguro que no. Así que la siesta a la sombra, por favor.
  • Pegarse horas tumbado al sol nunca es una buena opción. Juega a las raquetas en la orilla de la playa, date un buen baño, pasea, corre… además te divertirás mucho más y evitarás que las comilonas, las cañas y los helados se te acumulen en forma de michelín…
  • Bebe mucho agua. La hidratación siempre es importante, pero si estás sudando la gota gorda bajo el sol, mucho más.
  • Y después de tomar el sol… ¡frutas, verduras y cereales! Te aportarán fibra y antioxidantes.
  • Cuando vuelvas de la playa date una ducha fresquita y usa una buena crema para después del sol. El aloe vera es estupendo para esto, pero tienes muchas opciones. Lo fundamental es que hidrate bien.

El verano está para disfrutarlo. El sol es muy bueno, gracias a él generamos vitamina D, fundamental para la absorción del calcio. Además nos mejora el ánimo y nos da buen aspecto. pero también es muy peligroso si nos exponemos a él de forma incorrecta. Recuerda que nuestra piel tiene memoria, y cada vez que te pases con el sol estarás dañando tu piel… y aunque en unos días dejes de estar rojo, eso no quita que habrás cometido un daño irreparable.

Así que recuerda… No te pases de moreno, que dorado estás más bueno.

¡Hasta la próxima!

8 comentarios en “No te pases de moreno, que dorado estás más bueno

  1. Lecturas de Annie dijo:

    Hola linda. Qué buen post. Acá en Uruguay es invierno ahora, pero siempre es bueno cuidarse y protegerse del sol.
    Yo directamente paso de estar morena o bronceada; prefiero el color natural de mi piel, que es blanco, literal, jaja.
    Un beso.

  2. Pipioca dijo:

    Me ha encantado la entrada! Lo explias de manera clara y sin tapujos jajajaja. Ojo, yo era de los que de chico no me daba crema (Sí… iba de machote). Ahora creo que es imprescindible. Besos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *